Bodegas, Restaurantes

UNA NOCHE… CON BODEGAS CAMPILLO EN PADELLA

logo

IMG_6031

Hace tan solo unos días me invitaron a probar los vinos de Bodegas Campillo y para mi sorpresa fue en un lugar que yo tenía muchas ganas de conocer, el restaurante PADELLA.

Se dice pádela y es sartén en italiano, un lugar confortable inspirado en la época del “Art Decó”.  PADELLA se encuentra en el corazón de la Colonia San Miguel Chapultepec, muy bien ubicado lejos del tráfico de las conflictivas zonas de esta gran CDMX que ya conocemos.

entrada

Al llegar impresiona el hermoso edificio de principios del Siglo XX, al estilo de las fachadas en Francia. Una vez entrando la experiencia es única; luces tenues, espacios confortables y matices azules brindan una vivencia inolvidable.   Nuestro anfitrión Andrés Amor con su calida bienvenida hace sentir como en casa y la cocina con el sazón inigualable de Diego Isunza lo reitera.

IMG_6040

Ya nos esperaban en el bar, un lugar muy especial a media luz en donde disfrutamos de una copa del primer vino de la noche “El Niño de Campillo 2015” para acompañar una selección de quesos, frutas y frutos secos.

“El Niño de Campillo” es un vino muy frutal, con buena intensidad. Frutos rojos, arándanos, moras y violetas. Fondo dulce con notas tostadas y de vainilla cedidos por la barrica de roble americano.

 

Acompañados de este vino escuchamos la historia de la Bodega contada por David Robinson – Export Manager  fundada por Don Julio Faustino Martínez en 1990 pero de una tradición familiar desde 1861. Una bodega que nace de un sueño, crear una bodega rodeada de viñedos, trasladando así la idea del Château a la tierra del Rioja.

Sus vinos recogen el amor por la tierra y el saber hacer de una familia de bodegueros con una larga tradición de más de 150 años. Gracias a una cuidada selección de la uva y una elaboración que conjuga tradición e innovación, hoy son capaces de ofrecer una de las más amplias y reconocidas gamas de vinos tintos, rosados, blancos y cavas; con una clara vocación exportadora y apreciados en más de 70 países.

Bodegas Campillo tiene un viñedo excepcional del que surge una gran bodega. Bodegas Campillo es uno de los pocos ejemplos en Rioja del modelo Chateau. Rodeada por 50 hectáreas de viñedo, y arropada por la Sierra Cantabria, Bodegas Campillo se encuentra en el corazón de Rioja Alavesa, en la Villa Medieval de Laguardia.

La propiedad de vastas extensiones de viñedo permite controlar, desde el origen, la calidad final obtenida en sus vinos. Ésta es una constante en toda la gama, con un estilo y personalidad únicos.

Al finalizar la presentación y ya con muchas ganas de conocer estos vinos que conjugan tradición e innovación llegamos a ocupar nuestros lugares en una gran mesa del salon privado de PADELLA. Caras conocidas y pláticas eriquecedoras fueron parte de esta gran cena y una vez más confirmo que los buenos vinos son para compartir.

Llego el primer tiempo – Carpaccio de Res – para acompañar con “Campillo Reserva 2008” complejo y elegante. Recuerdos de fruta madura, regaliz, buena acidez que augura larga vida en botella. Final suave y distinguido con finas notas de fruta Madura. Un maridaje muy bien logrado.

Comentando del vino y de lo bien que quedaba con el Carpaccio de res llegó el segundo tiempo; desde la puerta del salón  las notas de aceite de trufa llegaban hasta mi lugar     “Crema de Coliflor” con un toque de aceite de trufa… delicioso. Lo acompañamos con un vino muy rico que para mi fue el consentido de la noche, el “Reserva Selecta 2007” fruta negra Madura, bien integrada con matices especiados y tostados de barrica. Bien estructurado, con taninos firmes y buena expresión frutal.

Y cuando piensas que lo que acabas de probar es lo mejor, llega el tercer tiempo un delicioso “Short Rib” que de verdad es una delicia y para acompañar con “Campillo Gran Reserva 2004” notas especiadas y toques balsámicos. Amplio, equilibrado y bien estructurado. Con final expresivo en el que persiste la fruta madura.

Cerrando la cena y terminado la noche llego un suculento “Pastel de Chocolate” muy chocolatoso de esos que en cada bocado sientes culpa pero no paras de comer, por supuesto lo acompañe con el consentido de la noche el “Campillo Reserva Selecta 2008”.

chocolate

Terminé esa noche feliz, con el corazón contento de haber pasado una gran velada con amigos conocedores de vino y de la gastronomía. Feliz de haber conocido PADELLA y unos grandes vinos resultado del cuidado que se le tienen desde el principio a la uvas para obtener el mejor vino.

¡Salud!

Cris Carmenere

¡Sígueme en twitter! @CrisZepeda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s